Hazard y Fissile, Raymond Queneau


Argumento:

Tome a un sabio como Eleazard Hazard, los insectos en latín, un clown llamado Calvaire Mitaine, el filatélico Sulpice Fissile, un pulpo domesticado, el bigote y las lentes del detective Florentin Rentin y Jim Jim, el boxeador negro con acento alsaciano, y mézclelo con una gran cantidad de los alrededores de Marsella; espolvoree un inventario de objetos habituales, cúbralo después con algunos crímenes cómicos, desapariciones repentinas y diálogos y exclamaciones en caída libre, y obtendrá los veintinueve capítulos de una novela inédita de Raymond Queneau: alegre guateque para ectoplasmas surrealistas y elementales onirocríticos.


Opinión:

Juego literario en donde resalta la ausencia de trama y personajes bien definidos. Destacan los cambios trepidantes en acciones y tipo de narración a lo largo del texto, además de la aceptación del narrador y como historia literaria. 

Los personajes no sólo se imaginan en la mente del lector, sino también actúan ahí en el papel, sabiéndose parte de lo que ocurre en la historia inventada.

Raymond Queneau
Así, el poder absoluto del narrador para hacer y deshacer la trama es un punto importante en Hazard y Fissile pueden encantar o fastidiar -más si se sabe quién lo escribe, Raymond Queneau, quien tuvo un taller literario para experimentar y buscar otras formas de contar.


“Hazard y Fissile” es un libro con mucha acción y aspectos técnicos que pueden considerar los que gustan de la literatura vanguardista y experimental. Pero algunas cuestiones podrían sorprender y no creer que Raymond Queneau fue quien lo escribió. Como su autor, un experimento arriesgado.

Artículos recomendados:

Compartir por:

¡Comenta, te leeremos!

0 comments: