13 enero, 2015

Cineclub, David Gilmour


Argumento:

Fue un trato muy poco convencional: Jesse podía dejar de ir al instituto, dormir todo el día, no trabajar y no pagar alquiler, pero a cambio tenía que mantenerse alejado de las drogas y ver tres películas a la semana con su padre, el crítico de cine canadiense David Gilmour. Jesse aceptó de inmediato.

A lo largo de tres años, padre e hijo vieron todo tipo de películas, desde las consideradas joyas del cine hasta los grandes bodrios de todos los tiempos. Con el trasfondo de El padrino, Instinto básico, Showgirls, Ciudadano Kane o La ley del silencio, David y Jesse hablan de los principales directores de cine, de las escenas célebres y de los actores que las protagonizaron, y poco a poco sobre todo tipo de temas: chicas, música, mal de amores, trabajo, drogas, talento, dinero, amor, amistad…

Opinión:

Un libro que leí por dos razones. 
Una. En ese momento yo no iba a la escuela -estudiaba de forma autodidacta y Dos. Quería -de una vez por todas-, acercarme más al cine: que me gustara.
 
Con la primera me identifiqué y la segunda  no la conseguí. Parece que así será para siempre. No me disgusta ver una película, tampoco seleccionar la historia que voy a ver, el problema viene al poner la película o ir al cine. Algo medio absurdo pero me da un poco de hueva. Mejor tomo un libro o un cómic.


En fin, las sensaciones que me deja el libro es lo íncreíble que puede significar tener un hijo. Porque esto de ver películas es un mero pretexto: David Gilmour quiere pasar tiempo con su hijo, ver cómo crece y sobretodo, darle amor. ¡Cómo quiere David a su hijo! Admirable hasta dónde puede llegar un padre: tomando los problemas de su hijo como suyos. 

Sí, puede que David Gilmour sea un sentimental -para mí, un gran padre- pero eso qué importa: el libro es conmovedor y Gilmour va llevando al lector por donde quiere. Tampoco todo es amor y lágrimas. Con el profesionalismo de alguien que sabe de lo que habla, se platica de cine con películas de calidad. 
Al menos las que vi -no todas-, me gustaron. Podría nombrar cuatro dentro de mis predilectas: El último tango en Paris, Lolita, Duel y Harry El Sucio. Me faltan varias por ver, y que me siento mal de no haberlas visto, como "Manhattan" o "Pulp Fiction".

 

Un libro que vale la pena leer, más allá de lo que las películas puedan servir en el contexto de la narración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


“A veces, Dios permite las tragedias. Él permite que la tierra se seque y que

los tallos crezcan desnudos. Le permite a Satanás que desate el caos.

Pero no permite que triunfe.”


MAX LUCADO


Suscríbete y recibe gratis EL CULTO MARGINAL en tu correo

Oorales es el blog que piensa el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

SIGUE A OORALES EN





© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez