Hacerse el muerto, Andrés Neuman


Argumento:

Una silla esperando a alguien que no llega. Un zapato con memoria. Una madre que corre en sueños. Una pareja enamorada de lo que no hace. Un psiquiatra atendido por su paciente. Una moneda volando en un hospital. Una mujer que se excita con Platón. Dos ensayistas en el baño. Un político perseguido por revolucionarios invisibles. Un asesino cubista. Un mundo donde los libros se borran. Un fusilado que piensa. Monólogos. Mirones. Todo esto, y más, vive en Hacerse el muerto.



Opinión:

Antes de leer el libro, tenía una gran expectativa por leer los cuentos de Andrés Neuman –no había porqué, aunque con esas sinopsis de sus cuentos ¿quién no haría algo semejante?-.

Bueno, hay una serie de puntos para comentar sobre este libro, desde los cuentos como la unidad de éstos en el libro.

Me gustaron 10 cuentos –que considero entre “muy buenos” y “de cinco estrellas”- de los 30 que incluye. 


Andres Neuman
Los que no me gustaron eran insufribles: por el modo en que se usaban las palabras y se contaba la historia, con un narrador que sabía demasiado lo que sucedía y, de repente, se lo decía al lector pero de un modo serio, sin el sentido del humor que podría existir en ese juego metaficcional. Claro, dependería de qué está hablando la historia. En general no me interesaban las historias ni su relato.

Por otra parte, los cuentos que me gustaron me parecen ingeniosos en ideas, admirables en sus cambios de sensaciones durante el mismo relato, en el giro y sorpresa que toman las historias y en la brevedad con qué generan impresiones en tan poco espacio. Una narrativa que se siente pulida y bien construida para sorprender al lector. Eso me gustaba y lo disfrutaba mucho.              








 Los cuentos que me parecen increíbles, “de cinco estrellas”, son:

“Juan, José” –cautivante experimento entre personajes e historia con una vuelta de tuerca en donde ya no sabía quién era quién. Da para una segunda lectura.
“Las cosas que no hacemos” –partiendo de una frase crea un hermoso texto sobre un deseo de las relaciones amorosas.
“Monologo de la mirona” –basado en observación y una consciencia de la realidad que simpatiza con el lector.

Los cuentos que considero “muy buenos” son: “El fusilado”, “Un suicida risueño”, “Anabela y el peñón”, “Vidas instantáneas”, “Conversación en los urinarios”, “El infierno de Sor Juana” y “Monólogo del aduanero”.

En cuanto a la unidad del libro que mencionaba, los cuentos están divididos por secciones o temas: eso no fue de todo mi agrado. Quizá porque antes había escuchado a Andrés Neuman decir que eso era lo interesante de armar un libro de cuentos: el libro que resulta de cuentos sin relación. Y aquí parece o “demasiado ordenado” o “un intento por hacer que se vea ordenado-coherente”. Asimismo, al final, Andrés Neuman da una serie de observaciones sobre lo que piensa del cuento –señala que no tienen nada que ver con el libro-: algunas parece que ya las había escuchado en otra parte, otras resultan de interés.

En conclusión, considero útil –con algunas inconveniencias- haber leído la ficción de Andrés Neuman, con cuentos realmente buenos, otros no tanto. Pero sin duda -se ve- es alguien que gusta de la historia corta. Lo tomo en cuenta y volvería a leer otro de sus libros de cuentos.
Compartir por:

¡Comenta, te leeremos!

0 comments: