20 marzo, 2014

Los niños de paja, Bernardo Esquinca


Argumento:

Un investigador que resuelve casos a partir de rastros en los insectos, una mujer acechada por un detective para desentrañar un misterio relacionado con la sangre, un hombre que sueña con cataclismos aéreos, centros siquiátricos que esconden historias escalofriantes, un asesinato colectivo que involucra a varios matrimonios, un espantapájaros que guarda los secretos de un grupo de niños, una pitonisa que sólo vaticina atrocidades, así como una guerra a muerte desatada en un pueblo durante la noche de brujas. Éstas son algunas de las criaturas y las historias que cobran vida en Los niños de paja. Ocho relatos y una siniestra nouvelle que reúnen atmósferas enrarecidas, dignas de David Lynch, e ideas y situaciones tan oscuras que rinden tributo al mejor Stephen King . Bernardo Esquinca elabora una obra de cualidades literarias tan notables que en opinión de Rodrigo Fresán posee una imaginación “mucho más ardiente que la de J. G. Ballard”.

Opinión:

Historias en donde el denominado común es que tienen argumentos "serios". No sé de que otra forma describirlas pues no son dramas ni tampoco hay algo de humor. La narrativa de Bernardo Esquinca se vale de herramientas como el suspenso, el terror, un tanto del género detectivesco-policiaco y de la intención por hacer relatos atractivos. Eso es interesante. 




Pero tengo la percepción de que Esquinca, al momento previo de cada historia pudo haber tenido una muy buena idea en su mente, increíble, pero que al pasarla a la escritura, ya con eso, creía que quien lo leyera también ya tendría la idea en su mente, solo con plasmarla. Cuando en literatura, creo que precisamente una de las máximas es hacer sentir, transmitir algo (aunque no necesariamente pero sirve como guía). Frases cortas en donde el narrador solo detalla lo que hay en el espacio-ambiente, no se implica en la situación ocasionando que no comunique lo deseado. Sí, varias historias que, por su tono, supongo su intención era impresionar no me terminaban pareciendo tan sorprendentes. 

Afortunadamente, no todo es tan malo. Por algunas de esas historias había oraciones que me llamaban la atención por el sentido de observación que mostraban. Me gustaron algunos cuentos, entre ellos: "El amor no tiene cura" —la mejor—, "La Sra. Ballard es la Sra. Ballard", "El dios de la piscina" y "El espantapájaros".

No hay comentarios:

Publicar un comentario


“A veces, Dios permite las tragedias. Él permite que la tierra se seque y que

los tallos crezcan desnudos. Le permite a Satanás que desate el caos.

Pero no permite que triunfe.”


MAX LUCADO


Suscríbete y recibe gratis EL CULTO MARGINAL en tu correo

Oorales es el blog que piensa el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

SIGUE A OORALES EN





© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez