PUBLICIDAD

31 enero, 2014

La ópera flotante, John Barth


Argumento:

La ópera flotante es un sorprendente laberinto, un viaje que nunca acaba, una genuina y divertida fantasía de los sentidos.

Opinión:

Sí, puede que mis pocas lecturas no me ayudaran a entender este libro. Posiblemente. Pero bueno, expongo las sensaciones que me dejó el leer esta obra.

Cuando deseas que se acabe(no acabar) un libro algo anda mal. Me encontré ante un libro insoportable, de los aburridos que en un momento ya no sé ni lo que están diciendo y me pregunto no solo «¿Cómo se puede publicar eso?», sino «¿Cómo una persona puede escribir tanta paja innecesaria y sin mucho aporte?». Tenía un tiempo que no me encontraba ante uno de éstos «insoportables pero necesarios». Creo que gracias a estos libros «basura» o «malos» se aprende a apreciar más la calidad cuando se está enfrente de una obra «atractiva».


MENCIÓN ENTRECOMILLADA
Yo no estoy en contra de los libros experimentales—me gustan, no entiendo nada pero me gustan—. Y de estos intentos y experimentaciones siempre saco algo, de esta obra no encuentro nada. Lo que es un tanto preocupante.




El libro en cuestión, tiene situaciones—un tanto independientes entre cada capítulo pero con relación a la historia en general— poco interesantes.—Y no lo digo subjetivamente. Como escritor, puedes partir de lo más aburrido y al final hacerlo magistralmente. Ahí se ve la capacidad de quien escribe. P.ej. Un tema que se trata en el libro: El caso de un abogado(Todd, el protagonista) llevándolo al juzgado y todas sus variantes. Algo, en aparente, no tan atractivo(más que para los que les interesa el Derecho). Bueno, esa situación, ya sea porque el abogado es torpe o no sabe cómo defender a su cliente y lo perjudica puede convertirse en un momento desternillante. No sucede así en esta situación. Aquí es tedioso de leerlo—. Quizá sea por la sintaxis que maneja: palabras simples pero acomodadas de manera un tanto confusa. Lenguaje «académico», complicado.

Yo sabía que estaba ante un postmodernista norteamericano de los años 60-70, ahí donde se utiliza mucho el humor, la parodia, el pastiche, etc. Pero no creía que esto era—el libro se presenta como "comedia", aparte— el otro lado del postmodernismo: experimental poniéndote trampas y que trata de engañarte a cada rato—más de lo normal en la literatura—. Precisamente, no sé si toda esta obra sea El Mayor de los Sarcasmos, y entonces tendría que reírme porque el tema, la historia se expone veridícamente, y por tanto, magnífica(aunque sigue sin hacerme gracia). De todas formas creo que es una obra cansada, pesada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario



“A veces, Dios permite las tragedias. Él permite que la tierra se seque y que

los tallos crezcan desnudos. Le permite a Satanás que desate el caos.

Pero no permite que triunfe.”


Max Lucado




SUSCRÍBETE Y RECIBE GRATIS EL SUPLEMENTO EN TU CORREO

Oorales es el blog que piensa el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

SIGUE A OORALES EN





© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez