27 mayo, 2013

JPOD, Douglas Coupland

Argumento:

Ethan Jarlewski y sus cinco compañeros de trabajo conforman el jPOD, un grupo de programadores de videojuegos sometido a las directrices absurdas de una multinacional. Incapaces de rebelarse y limitados por el lenguaje lógico y matemático de los ordenadores, los trabajadores sacrifican sus vidas privadas por el bien de la corporación. El contacto con los personajes del mundo exterior, entre los cuales se encuentra el propio Coupland y la madre del protagonista (una despiadada viuda negra, narcotraficante), nos presenta un panorama humano amoral, condenado a la ignorancia y con una dudosa posibilidad de redención.

 Opinión:

Fue todo un descubrimiento leer a Douglas Coupland, con una historia sobre la vida rutinaria de unos programadores de videojuegos en donde te mantiene entretenido, y cuando menos te das cuenta ya estás a punto de acabar las poco más de 500 páginas del libro.

Su escritura me gustó, ahí con humor absurdo lleno de mucha ironía logrando diálogos y chistes de lo más ingeniosos, en buena parte gracias a los personajes que están bien tontos. Un humor único plagado de referencias a la televisión, el cine, los videojuegos, la música, las empresas, etc. Creo que es el libro con más cultura popular que he leído. También hay páginas escritas de manera no usual, sin párrafos sino solo palabras o frases. Le sacó jugo al procesador de texto (clara actitud de escritura post-moderna). El libro tiene uno que otro momento serio-reflexivo.

Douglas Coupland
El ambiente en que te hace sentir Douglas Coupland se me hizo agradable, contando la vida diaria y monótona de unos tipos que pese a esto no cesan de hacer tonterías y tratar de pasársela bien(a su manera). Algo divertido, pues a veces aunque no quieras caer en la rutina de siempre hacer lo mismo —seas estudiante o tengas un trabajo— es algo inevitable y aún así lo veas como algo hartante e insoportable siempre hay una estupidez en la vida que te hace sacar la sonrisa y darte cuenta que no todo está tan mal. No sé si ese era el propósito de Coupland con esta novela pero de que fue divertido fue divertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


“A veces, Dios permite las tragedias. Él permite que la tierra se seque y que

los tallos crezcan desnudos. Le permite a Satanás que desate el caos.

Pero no permite que triunfe.”


MAX LUCADO


Suscríbete y recibe gratis EL CULTO MARGINAL en tu correo

Oorales es el blog que piensa el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

SIGUE A OORALES EN





© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez