Vicios ancestrales, Tom Sharpe

Argumento:

La historia comienza el día en que un magnate inglés decide dar rienda suelta a su retorcida maldad para dirigirla nada menos que contra sus propios parientes y socios de la multinacional que él preside. Para ello utilizará los servicios de quien en teoría es su principal enemigo, un profesorzuelo universitario de ideología izquierdista y notable ingenuidad para las cosas de la vida, a quien encarga la redacción de una historia de su familia. Pero si el arranque ya es disparatado, el desarrollo será la locura. La silla de ruedas automática con la que se desplaza el viejo Lord Petrefact adquirirá vida propia; el catedrático se sentirá estimulado eróticamente por una subnormal que adorna su cocina con fotos de hombres musculosos; alguien cometerá un crimen involuntario y todos los indicios señalarán a un inocente. Y esto no es más que un breve resumen de la serie de dislates que se suceden en esta historia de venganzas maquiavélicas y pasiones reprimidas, de confusiones y tropiezos, caídas y desastres, en la que Tom Sharpe demuestra encontrarse en plena forma, tan capaz como siempre de tejer la trama más descabellada y conducirla hasta el más rocambolesco final.

Opinión:

La historia se me hizo interesante, no creí que fuera a tomar el giro tan radical que tomó, pero aún así resulta entretenida, mucho, en todo el sentido de la palabra. 

Sharpe no recurre tanto a la risa en sí sino a toda la situación en general viéndola con ironía y crítica social, mucha crítica social. Por cierto, a la mitad y parte del final llega a tener tintes de novela negra, en los que hay momentos muy buenos.
 

Es un libro bueno. Me gustó, sí, aunque a veces hablaba mucho de los abusos de los patrones capitalistas desde la mirada del hombre progresista de izquierda que le parece injusto lo que hacen —yo me considero de izquierda— pero esto ya es muy conocido, que sí, ese es uno de los argumentos de la historia, pero como digo me resultó un tanto repetitivo. Ahora, calificando omitiendo lo anterior merecería el Libro sería Categoría "Muy bueno", porque en verdad es entretenida la novela, te mantiene enganchado leyéndola conforme va pasando una cosa y otra.
Compartir por:

¡Comenta, te leeremos!

2 comments:

  1. Cuando me leí este libro, hace muchísimo tiempo, me provocó bastantes carcajadas, literalmente. Después de los años, y que yo recuerde, el último que me provocó risas parecidas fue "Cómo no escribir una novela", de Howard Mittelmark y Sandra Newman.

    Ahí le dejo a usted el dato, por si se anima.

    ResponderEliminar
  2. Es el libro que más me ha gustado de él. Tom Sharpe es bueno aunque lo considero de humor demasiado negrísimo. Ahí sí creo que no es para cualquier lector pues puede llegar a hacer sentir "incómodo" a más de uno.

    ResponderEliminar