Periodismo de cultura pop que desmitifica realidades



Por qué la masculinidad de David Beckham te liberará




David Beckham no sólo fue el futbolista con un pie privilegiado, es la referencia masculina sobre cómo un hombre puede vivir su feminidad sin complejos. Si se piensa en el provocativo Ezra Miller, la masculinidad de David Beckham ya es hasta conservadora. Pero lo del icono británico fue una transformación gradual e inagotable, que pasará a la historia por su revolución auténtica. 

TAMBIÉN PUEDES LEER:  El hombre que no deberíamos ser

Si David es el hombre que se construyó a sí mismo y Beckham la marca millonaria, juntos hacen al futbolista femenino que hizo de la metrosexualidad lo más normal del mundo. No es el único, pero sí el ejemplo.

Se puede hablar de Cristiano Ronaldo y sus cejas depiladas o su necesidad para mostrar sus músculos, pero sólo lleva a la pretensión narcisista del spornosexual. O de Palencia y sus uñas pintadas y leggins, pero recae en la burla (entre propia del machismo mexicano, del futbol como expresión masculina y del chiste que es Palencia). De los tres, Beckham no es cuestionable. ¿Porque tiene rasgos atractivos? Ronaldo también, y sólo resulta nefasto.

El también modelo británico podrá salir maquillado en la portada de una revista, representar a una pareja homosexual con James Corden para un comercial, y molestarse de que su falsa estatua no se parece en nada a él. En ninguna será criticado, sino hasta simpático y admirado.

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Cómo estar mentalmente equilibrado

Lo femenino vive en él, pero también en quienes lo seguimos y aceptamos. Porque es David Beckham y tiene estilo, se argumentará. No lo imagines en Palencia o Héctor Herrera, que se caerá en la homofobia y misoginia que impera en México. Ahí donde se celebra lo femenino sólo en una mujer.

Es otro contexto, pero podríamos normalizarlo para que lo femenino y la homosexualidad se deje de ver como algo para destruir en el país, que acabe con vidas. Pero la aceptación no se mide en la belleza, sino en la honestidad.

Beckham, se dirá que otra ventaja fue ser inglés y tener el futbol europeo como plataforma mediática. Pero abrirse a lo femenino es exponerse a ese mismo soporte público, donde es posible el linchamiento masivo. Está la ansiedad generada para la promesa Bojan Krkic, pero también la depresión que reveló Jim Carrey hace unos años. La presión late aún con plataforma, quizá no así en encontrarse consigo mismo y transmitir la confianza de lo sincero.

“Siempre fui ese chico en la esquina que no hablaba mucho. Sabía que, una vez estaba en el terreno de juego, me llegaba la confianza. Ser futbolista profesional es lo que siempre quise”

Ahí donde Beckham recuerda su introversión, Héctor Herrera dice que la imagen no es lo más importante, pero se somete a una cirugía de nariz y orejas. Como si no pudiera explicar que era algo que quería hacer, quizá provocado por burlas o simplemente por gusto propio. Porque era un hombre y tenía el derecho de cambiar su imagen. Pero sólo ganó críticas y más burlas. 

El ídolo que nació profesionalmente en Manchester, sembró con tiros pequeños el símbolo que es hoy. Se retiró en 2013, y ahora casi no hace nada, pero puede hacer todo. Como pretexto, prepara la llegada de su equipo de Miami para la MLS, en 2020.

Pero su imagen eterna está en las marcas y los medios. En hacer y vender los productos que quiera. En ser David Beckham, el modelo a seguir. En fabricarse una construcción del tipo de hombre que quería ser, y lograrlo. Ídolo con clase, pero también personaje que puede vivir (e invita a hacerlo) desde lo femenino, incluso a través del feminismo

Más personajes públicos buscarán influir masivamente, sin ruta. La formula es conocerse y expresarse en lo que más se disfruta, sugiere David Beckham. Según él, no buscaba ser admirado. Pero lo consiguió. Discreto, con más imagen que palabras y en un irónico discurso que se extiende. El del hombre que se cuida a sí mismo, y proyectó lo delicado hacia el vacío que podía caer en el vestuario.

En el dorsal cargaba mucho de femenino, pero el número sólo era para el humano que quería ser. Sus espectaculares tiros libres no sólo cayeron en las redes, también en los tejidos de lo que se supone debe sentir y ser un hombre. Cada gol inolvidable valida sus constantes apariciones, para decir que te sueltes y seas el hombre que quieras ser.
Read More...


50 portadas de revistas que son pequeñas obras de arte




Cuando una revista tiene alma, se convierte en un objeto para conservar y admirar su contenido y discurso. Por eso muchas llegan a la basura, sólo alcanzan la lectura instantánea. En un mundo con portadas sugerentes (no amarillistas), te detienen para que leas sus páginas, la compres y hasta la recuerdes tras su lectura. "¡Ahora todas las revistas tienen el mismo aspecto!”, reprochaba atinadamente George Lois en una entrevista, el genio detrás de las mejores portadas de Esquire. Hay valiosas excepciones, y en este artículo reúno las mejores en las últimas décadas.
Read More...


#MeTooMúsicosMexicanos, o el suicidio como respuesta




El #MeTooMúsicosMexicanos acabó con una vida, aseguran. Con una vida importante, la de un músico y escritor reconocido, la de Armando Vega-Gil, quien se suicidó tras una denuncia de abuso sexual, cuando la chica tenía 13 años. Porque hay vidas que importan más que otras. Las de mujeres que son asesinadas, sufren acosos, y se multiplican en testimonios, no tanto. El músico escribió una carta antes de suicidarse. Una firma que desconcierta y con la que acabó su vida, con la petición de que no se culpara a nadie, aunque señalara personajes y movimientos.

El asunto es delicado, pero es necesario contextualizarlo y explorar las ideas de lo que escribió, más aún si se enmarcan en un movimiento colectivo, como es el #MeToo. Primero, el suicidio no llega solo. Suele llevar depresión pero también sucede de forma impulsiva, como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS). Su carta es creíble y engañosa, porque advierte con escenarios negativos, adelantándose a ellos. Igual que Herson Barona en el #MeTooEscritoresMexicanos muestra un “apoyo” hacia las víctimas, también con la carrera profesional como núcleo.


Analizaré la carta lo más claro y precavido posible, pues hay terceras personas implicadas, como el hijo del músico y las propias víctimas, dentro de un movimiento que sucede y es real. Si no la has leído, a continuación lo puedes hacer.


"Dicha acusación es falsa", es la primera idea donde niega la denuncia, que califica como "muy grave", ya que la víctima tenía 13 años. De inmediato, reconoce ser "una persona pública" que recibe gente, entre ellos menores de edad, a quienes apoya con talleres y otras actividades. 

Lo hace porque es uno de sus oficios más importantes, “escribir y cantar para chicos”, además de ser padre de familia. Es comprensible y no cuestionable que reciba menores de edad en su casa, porque es parte de su trabajo. ¿Lo podría hacer un pintor o fotógrafo, o por ser escritor y músico se entiende?




Defiende los derechos de los niños, y está en contra del abuso físico y psicológico. Lo hace “como músico y escritor” (lo refuerza de nuevo), pero además es para "alegrarles sus vidas". ¿Los niños necesitan de un adulto para alegrarse? Profundiza después al decir que trabaja con asociaciones humanitarias, y fondea a “niñas y niños para sus tratamientos”. No detalla si también convivía con ellos, o sólo aportaba con dinero. 

La alegría que busca dar sugiere dos vertientes. ¿Una era cercana como músico, para los que tenían la oportunidad e iban a su casa, y otra era lejana, para quienes se recuperaban de una situación complicada? Resulta trascendente mencionarlas, ya que una acredita y permite que exista la otra, al avalarlo como "defensor" para abrir las puertas de su casa, punto crucial de la denuncia.

Vega-Gil puntualiza que la denuncia es anónima y reconoce que sea así, pero "pone en entredicho toda mi carrera". Otra vez niega que ocurriera. Ahí plantea una propuesta que considera a implicados y no. Habría invitado a la víctima a hablar del asunto. Con pruebas, testigos e incluso las chicas de #MeTooMúsicosMexicanos, para que ella estuviera segura de que no habrían represalías. ¿Por qué lo propone, si sabía que nunca ocurriría? Si no era cierto, ¿no sería de gran ayuda?  Tal vez sólo era una planteamiento lanzado al aire.



Después vuelve a reafirmar su compromiso con las mujeres, en alzar la voz para que "nuestro mundo podrido cambie". Su aparente interés va de la mano con que "perderé mis trabajos”. El interés importa en tanto su carrera se vendrá abajo. Pero, ¿cómo estaba tan seguro si se comprobaba que la acusación era falsa? "Mi vida está detenida, no hay salida", añade. Esta frase inquieta, no sólo porque advierte algo irremediable, sino porque es poco común de escuchar en alguien señalado sólo por una denuncia de acoso sexual. Después afirma que lo que venga, será “usado en mi contra”, con las mujeres como las principales víctimas que, reconoce, se sustenta en la realidad.



No niega la idea de las mujeres como principales víctimas, pero la lleva hacia lo que menos desea para su hijo, que sea afectado. Anuncia lo que hará, pero con esto no confieso mi culpabilidad, aclara, sino que es una "declaración de inocencia", porque busca "dejar limpio el camino” que lleve el hijo en su futuro. 

Si el hecho era falso, ¿la sola desaparición lo limpia, como mantenerse y enfrentar la mentira, no lo haría? Hay una insinuación oculta, y es que para él pesa más lo que asegura alguien desconocido (víctima) que alguien cercano (padre), hasta ahora todo en singular. Si antes sonaba como una masculinidad que considera a las mujeres, ahora es todo lo contrario: la inseguridad de quien ya no cree en sí mismo. Y debemos comprenderlo. Después reconoce lo terrible de su decisión, pero es porque vale más "un final terrible que un terror sin final". Aún si se confirmara la mentira, ¿el señalamiento no acabaría nunca?


Luego se disculpa con las mujeres que dañó. También recuerda que trató de ser "congruente” con sus principios. ¿Cuál es la congruencia entre algo que es falso y limpiar un futuro? En tanto la acusación, su vida como hecho individual se detenía por ésta, en que "perderé mis trabajos", "no hay salida".

Que no se culpe a nadie de mi decisión, subraya, por ser consciente y libre. Si era así, ¿para qué dejar claro todo lo anterior, si no fue condicionado por nada? Su carta impacta no sólo en plantear una aparente sensibilidad, sino en (¿no?) prever que su decisión responsabiliza al movimiento, antes que a él. Así como niega las acusaciones de #MeTooMúsicosMexicanos, también pudo pedir su empatía con este, si en verdad apoyaba a las mujeres en general, y no sólo reconocer la violencia ejercida y disculparse, desde el “Yo”. Aunque acepta la denuncia como “un derecho inalienable” de ellas, en su jerarquización no es lo más importante ni al inicio ni en la conclusión, sino en el relleno del texto.


Planteado así, divide lo irremediable de lo evitable. Se dirá que las víctimas ocasionaron su decisión. Incluso en el audio difundido, él lo sugiere. Porque en lo público, que "no se culpe a nadie", pero en lo privado "Ya me hicieron polvo". Y no, la denuncia en #MeTooMúsicosMexicanos no provocó lo que hizo. Un señalamiento no resulta en una frase como “No hay salida”, más bien sería la suma de situaciones vividas, que hacen creer eso. Se pensaría que no pudo platicar con alguien más sobre cómo tratar el asunto, pero el audio revela que sí fue así. La decisión del músico la aclaran atinadamente las chicas de MeTooMúsicaMx en su comunicado.

Nadie imaginaba este escenario, una muerte tras un señalamiento. Además de la consecuente campaña, cobertura mediática incluida, para denigrar el movimiento. Si Armando Vega-Gil lo buscó o no, ya lo desacreditó, sin poder escuchar más allá de lo que decretó en palabras. Su respuesta no sólo debe quedar como un símbolo, intencionado como limpia de acusación, sino para recordar que esto lleva a un problema de fondo. Si la justicia mexicana funcionara, estas denuncias virtuales no serían necesarias, nadie pasaría por procesos interminables que hasta avergüenzan a la víctima. Y dos, somos claroscuros. Nadie está para ser glorificado, él mismo admitía cometió errores, como todos. Quizá entre ellos habitaba uno tan fuerte que lo llevó a acabar con su vida. Los errores nunca se evitarán, pero sí podemos aprender a manejarlos y aceptar que el dolor y la vulnerabilidad, aún como hombres, es lo que nos hace humanos. 
Read More...


Revista de cultura pop, masculinidades e inagotable autoconocimiento
Oorales es periodismo enfocado en el ser y las realidades construidas desde los productos culturales.

Es una revista digital que se cocina lento y con agenda propia. Aquí no verás "breaking news", sino un punto de vista. Uno que cuestiona lo que la cultura pop nos vende: el amor, el éxito, la felicidad, la soledad, el machismo y más conceptos que determinan nuestra vida.

El editor es Miguel Jiménez Álvarez (Y ahora escribiré en primera persona, aviso, jaja). Estudié periodismo y lo que empezó como un blog, ahora es un proyecto editorial. Quiero que sea sostenible, y con causas que te sirvan en tu día a día. Si te agrada, puedes ser patrocinador, desde aquí.



Por qué debemos cambiar el hombre que somos