PUBLICIDAD

17 julio, 2017

El hombre que vio demasiado y pudo retratarlo




"El hombre que vio demasiado" es el documental del fotográfo mexicano Enrique Metinides, o bien el hombre que, encantado con los accidentes, se adentra por puro entretenimiento al mundo de los choques y las muertes producidos en las calles de la Ciudad de México. Y antes del sadismo que se entendería existe detrás de esto, hay una historia ligada al gusto y curiosidad por saber cómo ocurren éstos sucesos en la vida real, como muchos de nosotros visualizamos la profesión a la que nos dedicaremos en un futuro, siempre pensada en una imagen y no en un hecho real. Aunque Metinides nunca haya pensado en ser fotógrafo de nota roja.

El valor del documental de la realizadora británica Trisha Ziff radica en mostrarnos a este personaje icónico del fotoperiodismo mexicano, creación hecha a partir de su obra, porque es tan persona como cualquiera de nosotros. O tal vez no. Y no por acercarse a los famosos que engrandecemos, sino por dar indicios de ser un genio que se adelantó no sólo a este mundo, sino a cualquier otro, al ver a un sujeto que, lejos de toda consciencia y vanidad, no sabe lo que representa una obra creada con una perspectiva original en un estilo fotográfico donde todo parece repetitivo y de mal gusto. O tal vez sí lo sabe y sólo aprecia imágenes tan impactantes en cientos de albúmes de fotos que colecciona.


Porque el filme parece insistir en que el fotógrafo de muertes no es más que un gustoso y obsesivo que va detrás de esas imágenes, aunado a la sencillez e inconsciente sentido del humor que harían pensar en algún tipo de autismo. Pero nada más lejos de la realidad al ver que detrás de esa imagen también hay un hombre sensible que apoyaba en cuanto podía a la personas afectadas de los accidentes. Dicho de otro modo, al ver tantas muertes y catástrofes desde sus ojos, es también un hombre atormentado.

Pero la obra no sólo retrata a un hombre desde su vida y obra, sino que aprovecha este pretexto para inmiscuirse en la escena de los accidentes y homicidios ocurridos en la Ciudad de México, casi siempre por la noche. Esto le otorga una verosimilitud que juega en favor de las fotografías de Metinides, aparte de que regresan al escenario de algunas de ellas, ubica la acción en vivo de cómo pudo ser la historia de una imagen. Con ello, se pone en perspectiva el azar de la muerte que se acerca a cualquier persona, aunque por el temor a ella creamos y no queramos sea así, como bien apunta el cineasta Dan Gilroy(Nightcrawler) al comentar que muchas de las cosas de la sociedad están hechas para olvidar que vamos a morir.

Al chocar su automóvil en el puente de Circuito rumbo al Toreo, a la altura de Mariano Escobedo, un hombre pierde la vida, su hermana, ilesa tras el accidente, llora junto al cuerpo, a un lado del automóvil, 1973.

La obra de Enrique Metinides es exhibida y estudiada en Estados Unidos, con especialistas que se esmeran, inquietan y creen entender lo que quería hacer el fotógrafo mexicano de nota roja con sus capturas de hechos insólitos, para dejar de lado el gusto y la sensibilidad con que abordaba éstos accidentes que tanto disfrutaba ver desde niño. Por fortuna, "El hombre que vio demasiado" llega para aclarar y ampliar la visión de alguien que a través de las imágenes que lo entretenían y espantaban, aproximándose a la muerte con aparente sencillez y frialdad, nos ha acercado a algo que siempre ha estado ahí.

FOTOS: Cine Tonalá, zonezero.com


Image HTML map generator



No hay comentarios:

Publicar un comentario



“A veces, Dios permite las tragedias. Él permite que la tierra se seque y que

los tallos crezcan desnudos. Le permite a Satanás que desate el caos.

Pero no permite que triunfe.”


Max Lucado




SUSCRÍBETE Y RECIBE GRATIS EL SUPLEMENTO EN TU CORREO

Oorales es el blog que piensa el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

SIGUE A OORALES EN





© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez