A México le restan dos Mundiales para cambiar su futbol




Con el anuncio de la FIFA, 
México reduce sus posibilidades 
de no clasificar a un Mundial, 
al cual se ha esmerado en no asistir


Tras la aprobación de la FIFA para hacer un Mundial con 48 países a partir de la edición 2026, habría que ver lo que implica para el futbol latinoamericano. Porque buscar las razones de la ampliación, sería encontrarse con los argumentos certeros del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, quien argumentó los casos recientes de Costa Rica y Gales e Islandia, selecciones sin tanto renombre que clasificaron a la eliminación directa en un Mundial y una Eurocopa, respectivamente.

No se le puede objetar nada, aunque también valdría mencionar que con más selecciones y más derechos de transmisión qué negociar, vendrían más beneficios económicos.

Lo que debe discutirse son los criterios para dicha extensión de Selecciones en cada continente. Se comenta que tanto CONCACAF(actualmente con 3 cupos directos y un repechaje) como CONMEBOL (con 4 directos y un repechaje) tendrían el mismo número de participantes con 6 posibles.

Lo cual sería algo absurdo, ya que sería darle a los grandes de CONCACAF (México y Estados Unidos) la oportunidad de permanecer en su comodidad mientras las demás selecciones siguen compitiendo entre sí mismas, cuando han demostrado que ya están al tú por tú, desde Costa Rica, Honduras, Jamaica o Panamá. Lo de CONMEBOL significaría añadir una selección a algo que quizá merecería un equipo más.

Hay otra especulación que señala que Gianni Infantino buscaría unificar las dos confederaciones para quedar con 13 plazas disponibles, lo cual sería lo más ansiado para el aficionado pero quién sabe si también por los equipos, especialmente los de la CONCACAF.

Y es que no me dejarán mentir, pero hay un mundo entre el futbol de las Selecciones de CONCACAF y las de CONMEBOL. Quizá no a nivel de Clubes, pero sí a nivel Selección. En el caso de México, se pueden dar ejemplos futbolísticos, como las eliminaciones en los Mundiales de 2006 y 2010, a cargo de Argentina. O la desastrosa goleada a manos de Chile, en la reciente Copa América 2016.

La diferencia es de mentalidad, no de futbol. Y ésta no cambiará mientras al futbol mexicano no le ocurra una situación que en verdad le duela, como quedar fuera de un Mundial. Millones de dólares perdidos que harían pensar en una renovación del sistema de competencia e incluso de los fichajes extranjeros.

Porque digo, ¿estamos de acuerdo que el potencial de la Selección Mexicana no es de Octavos de Final? No hay que ser dioses para darse cuenta que los futbolistas mexicanos no tienen una inteligencia emocional capaz de reflejar y manejar el dominio futbolístico en un partido, menos los directores técnicos que han pasado a Cuartos de Final en un mundial. 

¿Y cómo lo harían si en sus clubes -cuando la competencia no es contra un extranjero de medio pelo que desconoce el futbol mexicano-, se les educa a relajarse con sueldos millonarios y acostumbrarse a que siempre tendrán un equipo a través del Draft, no importa el manoseo por el que pasen?

Sea en Rusia 2018 o Qatar 2022, México tiene dos Mundiales para cambiar su tipo de futbol y hacerlo en verdad importante, lejos de las combinaciones de puntos, las cifras millonarias y la mediocridad hecha porcentaje, donde sea campeón el que haga más puntos y descienda el que peor ha jugado en el año.

Con esta decisión de la FIFA, luce muy complicado de darse algo semejante. Pero no hay otra opción. Por el bien del futbol mexicano, México no debe clasificar a un Mundial, ya que hay tiempo y, a veces, ganas. O bien, no clasificar de fase de grupos, lo cual parece bastante viable con el futbol que trae detrás el actual técnico Juan Carlos Osorio, y al que han ratificado pese a desastrosas exhibiciones. 


Image HTML map generator
Compartir por:

¡Comenta, te leeremos!

0 comments: