Con azar e inteligencia, Portugal ganó la Euro 2016


 La Euro 2016 rompió todo pronóstico. 
Con una final incomprensible, Portugal se levantó como campeón en casa del anfitrión Francia


¿Cómo Portugal le quitó el trofeo a Francia en su casa? No se concibe el hecho pero si se recuerda el partido, tiene cierta lógica. Portugal ganó la final porque actuó con prudencia e inteligencia. Francia lo hizo con dedicación y mala suerte. Esta última sin proponérsela. Y es que el Stade De France pareció ser invadido por el azar. ¿Cómo es que la jugada clara del francés Gignac al minuto 91 pegó en el poste y el disparo de Eder pasó a un lado de la mano de Lloris en el minuto 108? Fueron jugadas distintas, pero con los dos porteros vencidos.

Los dos delanteros fueron relevos. Pero el tiro de Eder entró en la portería. Los franceses necesitaban una reacción en los poco más de 10 minutos que le quedaban al tiempo extra. Ahí debía aparecer la inteligencia de Francia para aplastar el azar que los arruinaba.

120 MINUTOS INESPERADOS

En general, el partido fue extraño. En la primera parte Francia mostró una intención por adelantarse en el marcador con dos brillantes jugadas: un cabezazo de Griezmann atajado por Rui Patricio y un amague de Sissoko que contuvo el arquero portugués. Sin embargo, esa intención se desvaneció un poco en el segundo tiempo. Esto y la salida de Cristiano Ronaldo en el minuto 25 por lesión, que supuso la entrada de Quaresma, fueron las imágenes del primer tiempo.

En los últimos 45 minutos, Portugal salió con la idea de defender el balón en su cancha, para que los franceses no crearan peligro. Si bien llegó otro cabezazo de Griezmann en el 65, el partido se nubló hasta el 79. Ahí fue cuando un centro de Nani se convirtió en tiro a puerta. Lloris sacó el balón, el cual quedó para una tijera de Quaresma que Lloris contuvo con sus manos. Luego Rui Patricio atajó un cañonazo de Sissoko en el minuto 83, para temblar hasta el 91 con el golazo que Gignac estuvo a punto de hacer.




En los tiempos extra, Francia siguió con la posesión del balón pero sin traducirlo en jugadas de peligro. No fue hasta el minuto 108 del segundo tiempo extra, cuando Éder creó espacio entre un par de franceses y soltó un disparo de larga distancia que Lloris no pudo atajar. Portugal 1 - Francia 0. A 10 minutos para que acabara la final.





El técnico francés Didier Deschamps hizo su tercer cambio, el último fue desde en el minuto 78, y apostó por el extremo Martial, sacando al mediocentro Sissoko. De poco le sirvió a una Francia desubicada al ver cómo un trofeo se iba de su país, con Portugal que esperaba en su cancha y hacía tiempo y despejaba el balón a cualquier parte.



¿UN HÉROE QUE NO SUPO COMO JUGAR?


Se podría pensar que la tónica del partido fue un ir y venir con jugadas de ataque en las dos porterías. Y si bien hubo momentos así, no pareció un juego en el que dos equipos luchan por ganar el trofeo que les acredita como "El Mejor País Europeo de Fútbol". O tal vez lo hicieron a su manera. Portugal se mantuvo a la espera y Francia se dedicó a la creación. Lo cierto es que la selección francesa nunca tuvo la precisión para liquidar el juego, además de tener enfrente un portero imbatible como Rui Patricio. Francia no creyó que podía perder el partido, ya que no tenía una alternativa táctica para ello.




Lo que más resaltó al finalizar la Euro 2016 fue la derrota de Francia y la sorpresiva victoria de Portugal con Cristiano Ronaldo al mando, quien desde su lesión lloraba con expresiones marcadas por todo su rostro. Es complicado saber de qué forma influye su ausencia  en el partido, ya que durante su estancia en la final, Portugal nunca tuvo una propuesta clara de juego. Al 11 luso se les notaba lentos y desorientados sobre cómo jugar. 


Portugal supo modificar su juego en la segunda parte, ya sin Ronaldo y cuando la selección mejor se desempeñó y llevó a Francia al tiempo extra. Durante los 25 minutos que jugó, Cristiano Ronaldo no hizo nada que destacara en el accionar de su equipo. Al final, por una razón extraña, fue el héroe que cargaba el trofeo por todo el campo.



UNA COPA SORPRESIVA


La Euro 2016 fue un torneo de sorpresas, donde nada de lo que ocurrió estaba previsto. La Inglaterra rejuvenecida de la que se pensaba daría el salto tan esperado, fue eliminada de forma inverosímil desde Octavos de Final. Y es que fue vencida  por una selección islandesa en la que nadie creía pero que maravilló por su apasionada forma de dirigirse a su afición.


La joven generación belga que deslumbra línea por línea aún no se consolida para hacer cosas importantes. El tiki taka español fue suprimido una vez más, ahora por una Italia que mostraba estar lista para luchar por el trofeo negado hace 4 años. Alemania, pese a que pintaba para llegar a la final, ha confirmado que practica uno de los mejores estilos de fútbol del mundo 


Una selección portuguesa que se ha impuesto por sobre todas las críticas de no ganar ningún partido en 90 minutos y llegar hasta semifinales, racha que confirmó en la final. En ella fue capaz derrumbar las posibilidades de la anfitriona Francia, quien no concretó como sí lo hizo en los anteriores juegos. Varios presupuestos que desconciertan y aumentan la incertidumbre sobre lo que podría pasar en el próximo Mundial de Rusia 2018, donde las selecciones latinoamericanas como Chile, Argentina o Colombia mantienen una proyección que habrá que tomar en cuenta.
Compartir por:

¡Comenta, te leeremos!

0 comments: