PUBLICIDAD

LO ÚLTIMO

27 de julio de 2015

La agresión de Miguel Herrera, y Jorge Vergara



Como mucho se ha comentado en los medios, es reprobable e injustificable el puñetazo de Miguel Herrera hacia Christian Martinoli. Pero el análisis más llamativo lo hizo Jorge Vergara, quien no es precisamente el más sobresaliente al momento de hablar de futbol y temas relacionados. El hecho ocurrió hace unas horas en el programa Fox Sports Radio

Dijo dos frases que me parecieron brillantes:

“La reacción de Herrera no se entiende”.

En relación a que México había ganado la Copa Oro y lo menos para hacer era celebrar y estar agradecido, todavía lo hubiera perdido se entendería un poco el enojo y la agresión.


Y la otra frase:

“No por una copa de panzazo hay que aplaudir”.

Cierto, México llegó a la final, como bien se sabe, por situaciones ajenas al desempeño en la cancha, lejos de explotar el material con el que contaba.





Ahora, tener la Copa Oro le daba a Televisa el maquillaje perfecto para pintar la Selección Mexicana como un triunfo ante los patrocinadores y cierto sector de la afición que lo que menos le importa es pensar y hablar sobre futbol: sólo quiere verlo y consumirlo. Esta pintura de Televisa se torna complicada de fabricar sin antes haber decidido algo sobre el futuro de Miguel Herrera.

Lo que más me impresiona de todo este show (planificado por Miguel Herrera, una vez más) es la atención que necesita esta persona: la importancia que requiere para que los demás hablen y lo llamen a declarar y sea tema, es insuperable. Creo que esa es la raíz de los conflictos que llega a tener. Aparte de su nulo razonamiento. ¿Quién, en su vida de futbolista, piensa que no va a pasar nada si agrede a alguien del medio? Hasta eso, son varios los que hacen cosas así: tipos que no saben lo que están haciendo ni tienen una idea de lo que implica ello. 


Quizá Miguel Herrera pensó: “Voy a dar mi versión y todos me creerán”. Además de sentirse protegido por Televisa y seguro de que le darán buena imagen. Claro, como Televisa cada vez tiene mejor reputación entre la sociedad y no necesita, primero, mejorar su propia imagen, pues todo está hecho. 


¿Miguel Herrera imaginó que al agredir a alguien había otra persona? ¿Una persona que también iba a dar su versión? Evidentemente no. El mundo de Miguel Herrera significa Miguel Herrera. Y luego, ¿con quién se está metiendo? No es un periodista deportivo al que apenas se le conoce, no. Es Christian Martinoli, un comentarista con peso entre los aficionados y con una reflexión y poder en las palabras mucho más grande que la impulsividad y educación de Miguel Herrera. En cuanto a deseo de atención sí le gana Herrera. Y por mucho.

Es extraño e incluso preocupante este hecho. Si un personaje público, un técnico de una Selección de fútbol, se dirige hacia un periodista de la forma como lo hizo Herrera con Martinoli –que lo único que hace es comentar lo que piensa del modo que a él le agrada; que no tiene porqué gustarle a los demás ese estilo. Esa es la supuesta libertad de expresión- y hace actos como los mencionados, puede hacer cualquier cosa. Lo amenaza, lo golpea, lo advierte. ¿En serio eso suena como de una persona íntegra y medianamente cuerda? Creo que se acerca más al personaje matón de película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANIEL CLOWES

El dibujante de la soledad

NO FICCIÓN

Eduardo Galeano, E.M.Cioran y Gabriel Zaid

WOODY ALLEN

El comediante que no es

REVIVIR A JOHAN CRUYFF

Así pensaba el futbol

LARRY DAVID

Un humorista contra la masa

Oorales es el blog que piensa y critica el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

MAGAZINE

¡SUSCRÍBETE!


© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez