PUBLICIDAD

14 noviembre, 2016

EL CULTO MARGINAL: Literatura mexicana de humor reflexivo





El humor en la literatura mexicana parece ser 
de Jorge Ibargüengoitia... 
Pero, ¿cómo es la obra de quienes lo admiran?
Humor y reflexión en la obra de 
Fadanelli, Crosthwaite e Hinojosa







Idos de la mente: La increíble (y triste) historia de Ramón y Cornelio
Luis Humberto Crosthwaite
Tusquets


Idos de la mente de Luis Humberto Crosthwaite tiene pasajes de lo más ingeniosos y originales que he leído en una novela. A veces fruto de un humor refinado, que prefiere el poder de las palabras para crear imágenes y también de la situación cliché como herramienta de humor.  Los protagonistas (Ramón y Cornelio) por más estereotipadas que puedan estar algunas de sus vivencias -del ambiente musical norteño- por las que pasan, se ven como personas reales y agradables: con sus dudas, enojos, contradicciones y su sentido del humor.



Memorias de un hombre bueno... y otros cuentos hueros
Francisco Hinojosa
Heliopólis


Memorias de un hombre bueno... y otros cuentos hueros ofrece un encanto por la idea, frase y figura capaz de conseguir esa cosa llamada literatura y, más específicamente, el relato. De esta forma, nos encontramos con un narrador de voz propia en todos los relatos: que crea un mundo a partir del tono y creatividad de lo dicho. Francisco Hinojosa lo presenta en este libro de relatos que, para quien gusta del género como forma, resulta una aventura  y una oportuna referencia entrar en él.


Leélo completo en el número 1 de El Culto Marginal. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario



“A veces, Dios permite las tragedias. Él permite que la tierra se seque y que

los tallos crezcan desnudos. Le permite a Satanás que desate el caos.

Pero no permite que triunfe.”


Max Lucado




SUSCRÍBETE Y RECIBE GRATIS EL SUPLEMENTO EN TU CORREO

Oorales es el blog que piensa el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

SIGUE A OORALES EN





© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez