Lo que significa el descenso del Atlante




Hoy, 13 de abril de 2014 ha descendido (oficialmente) el Atlante. Y eso me da una sensación de vacío en la garganta. Nunca fui un devoto aficionado del Atlante pero siempre me llamaba la atención que era un equipo chico que hacía grandes cosas con poco material. Nunca seguí a un equipo cada semana deseando que llegara el gol cuando era claro que el equipo se merecía un gol y esperaba en cada momento de un balón perdido que el rival lo perdiera, que no creara peligro. Nunca fui a su estadio a verlo jugar ni tampoco tengo una playera que confirme mi afición por el Atlante. 

Pero a pesar de eso, había instantes en los que al ver ganar al equipo me sentía bien conmigo mismo y con la vida (¡Todo era tan satisfactorio... y absurdo!), cuando la verdad era que traía una crisis existencial importante aunque sustanciosa -no entraba a la prepa, estaba por perder el semestre y no me relacionaba con nadie-. Así confirmaba el increíble efecto que puede tener el fútbol en una persona. En cada partido creía que era posible derrotar a cualquier equipo, no importaba el nombre (mejor con los poderosos clubes de nóminas estratosféricas). Aquí valía la capacidad, no qué tan conocido eras. Veía que el fútbol no era justo, que el Atlante no tenía por qué haber perdido. ¿Por qué el Atlante siempre tenía que luchar los partidos con los jugadores menos hábiles de la Liga? La vida no era para nada justa. Y eso lo confirmaba al ver al Atlante por televisión y a mi mismo en la realidad.

El momento en que descendió el Atlante

Siendo estrictos, el Atlante no descendió esta fecha número 15 de la Liga MX, descendió unos partidos atrás. Por ahí desde la derrota con Pumas se veía la incapacidad para reponerse de los golpes, intentó pero «Otro gol en contra y ya está todo perdido», igual con Monterrey, «Ya no hay nada que hacer, ya nos anotaron gol». No se diga lo que sucedió con Tigres la semana pasada y hoy con Santos, los jugadores ya estaban descendiendo rumbo a la Liga de Ascenso aún jugando en la Liga MX. ¿Eso pasó con este Atlante del Clausura 2014? Pues sí, es decepcionante pues precisamente si algo tenía este equipo desde que llegó Pablo Marini eran las ganas por luchar cada pelota, la actitud entusiasmada dentro de la cancha, aparte de la habilidad futbolística para saber qué hacer dentro del campo. No solo era un equipo de motivación. Pero esto, inexplicablemente, se perdió con el correr de las fechas. Del partido de hoy, pues no hubo una conexión de los jugadores, se reacciona a medias o cuando se trató de hacerlo poco después decaían; el caso de Madrigal que gran parte del juego no hizo mucho y de pronto, dos goles. Con Michael Arroyo tampoco se le puede recriminar mucho por el penal errado, pues de no haber sido por él en varios momentos contundentes de partidos previos esta noticia se habría dado un poco antes.

Siendo más estrictos, el Atlante descendió en el 2012, desde que se fue Ricardo La Volpe y trajeron a Daniel Guzmán, «Un técnico lavolpista», que actualmente, es posible que sea el menos lavolpista de todos los lavolpistas(¿Meter a todos los jugadores en su propia cancha es algo propio de La Volpe?). Después llega Rubén Israel(¿alguien sabía-sabe quién diablos era?), un técnico que dudo mucho supiera lo que es el futbol mexicano, y después Pablo Marini, que sí, todos van a decir que él no tiene la culpa o es el menos culpable. Y de acuerdo, fue estpuendo su trabajo. Ni imaginar lo que habría sido si iniciaba desde el comienzo el torneo. No se le puede hacer a un lado a quien tenía una escuadra con fútbol definido y entrega los 90 minutos(¡Sí, esto se vio en la Liga Mx!). Pero de pronto, pues ya no fue tan definido y no se entregaba en cada momento. Se perdieron las ganas, la ambición y el convencimiento, así de fácil. Bastaba ver el rostro del técnico, ya no exigía, ya no gritaba, solo esperaba ansioso y preocupado. Cuando si hay alguien que debe mostrar una actitud fuerte(nada fácil) en el campo es precisamente el técnico de fútbol. 

Pero bueno, la directiva del Atlante o los que sean que manejan al club poco a poco le fueron quitando identidad al equipo(cuando apenas se reconstruía con Herrera y La Volpe en el 2012). Solo decir, ¿qué jugadores del actual plantel estaban hace dos años? Por ahí, apenas y aparecen José Daniel «El Chepe» Guerrero y Luis Gerardo Venegas, tipos que nacieron en el Atlante y sienten la camiseta. A la hora de la hora ¡los demás que van a saber del equipo! Aunque resaltar que, sin ser hecho en la casa de los Potros, el arquero Eder Patiño, con mucho ímpetu dio una demostración de Cómo debe Defenderse Una Playera de Fútbol, o también Cómo Jugar en Primera División(que sí, fue el culpable de los 5 goles recibidos por parte de Pumas. O al menos eso pensó Marini, porque de ahí no volvió a aparecer en la oncena). También Michael Arroyo, Roberto Gutiérrez, Ángel Sepúlveda y Mauricio Romero fueron, en general, hombres importantes dentro de lo poco importante que al final se ha visto con Atlante.

                                                           Plantel Atlante 1992-1993


El histórico Atlante


El Atlante como equipo fue todo un símbolo en el futbol mexicano. Basta decir que a partir de este salió y se dejó una manera agradable de jugar fútbol que ha atraído a muchos técnicos mexicanos. Los famosos «Lavolpistas», que, en realidad para algunos despistados creen que es todo aquel entrenador que juegue con 5 defensas. Y por eso, abundan los llamados técnicos «Lavolpistas», cada vez menos los que en verdad lo son. Entre ellos, para mi sin duda Miguel Herrera(que dice no ser lavolpista para no verse como un, digamos «poco conocedor», que solo tiene esa forma de jugar. Él también Sabe otras formas), Raúl “El Potro” Gutiérrez, este sí que sigue los principios fielmente(ser vertical y atacar por encima de defender, mantener posesión de balón, poseer variantes para atacar), Sergio Bueno, uno de los técnicos mexicanos menos valorados, José Guadalupe “Profe” Cruz, con un estilo más personal, y el cada vez más dudoso e incongruente pero que igual decido incluir, Rubén Omar Romano, con partidos en los que sale contra quien sea a proponérsele al tú por tú y luego se queda todo un encuentro en su cancha defendiendo. 

El Atlante también vio pasar e incluso trajo a grandes futbolistas que lograron hacer cosas importantes, tanto extranjeros como nacionales, entre ellos: Federico Vilar, Sebastián “El Chamagol” González, Luis Gabriel Rey, Giancarlo Maldonado, José Joel “El Chícharo” González(M), Javier Muñoz Mustafá, Cristhian “Hobbit” Bermúdez(M), Esteban Paredes, José María “Chema” Cárdenas(M), Jerónimo Amione(M).

                                                                Equipo campeón en 2007


Lastimosamente que un equipo como el Atlante se vaya de la Primera División de Fútbol de México, sin saber cuándo vaya a regresar de nuevo(si es que lo hace, si es que aún sigue existiendo). Pues no fue un equipo cualquiera, si bien siempre un equipo chico, fue un equipo chico digno, que tenía algo que decir. Se puede ver tanto en formación de entrenadores mexicanos como en trascendencia de jugadores foráneos e incluso en una creación de afición, si bien escasa pero importante y con fuerza(No sé si haya otro equipo con tantos seguidores públicos como el Atlante: Heriberto Murrieta, “Rafa” Puente, “Toño” De Valdés, Félix Fernández, el mismo Ricardo La Volpe que como analista de ESPN siempre estaba al tanto de lo que sucedía con los Potros, declarando su cariño al equipo, Jorge Murrieta, Esteban Arce, Arturo “El Rudo” Rivera, etc). Tres títulos son los que marca Wikipedia, siendo dos de ellos trascendentes, el del 93 por —según dicen— presentar una forma de juego casi revolucionaria y poco vista en México, de la cual después saldría la «escuela lavolpista», y la del 2007 por mostrar un juego ofensivo con un Atlante que aún se defendía con jugadores importantes y hábiles, tales como F. Vilar, J. Muñoz Mustafá, Alan Zamora, Gabriel Pereyra, “Hobbit” Bermudez y Giancarlo Maldonado, entre otros. 

Interesante sería saber si los que manejan al Atlante ahora piensan en todas estas cosas y no en las próximas reducciones económicas importantes en las que se verán afectados. Al menos José Antonio García y Alejandro Burillo han estado un buen rato a cargo del equipo, igual y llegaron a conectarse un poco o algo se les quedó del equipo.


Image HTML map generator
Compartir por:

¡Comenta, te leeremos!

3 comments:

  1. Parafraseando al poeta Arjona, "El Atlante se va pero no se va". Yo digo que algo nos tiene preparado el futbol mexicano, con eso de que aquí lo único que importa son los intereses; probablemente la liga vuelva a evitar que otro equipo descienda, y lo puede hacer, ellos no tienen vergüenza.

    Y es una lástima lo de Los Potros, un equipo con tanta historia (quizás no ganadora, pero que era parte del color del futbol mexicano).

    ¡No se va, Atlante no se va!

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Pues es lo que he escuchado, que posiblemente se quede. Curioso que justo cuando se da el descenso del Atlante, aparece el aviso para "quien comprar al Querétaro": 20 millones de dólares. Aparte de que esto se junta con la "desaparición" de los directivos del Atlante.

    A ver qué pasa, de que va a ser algo impredecible, sin duda.

    ResponderEliminar
  3. Quise decir para quien "quiera comprar al Querétaro", je je.

    ResponderEliminar