PUBLICIDAD

LO ÚLTIMO

6 de octubre de 2013

Ted (2012)



Sí, apenas acabo de ver “Ted”. Y eso de no haber sido porque abrieron los canales de Movie City en Dish. La estaban pasando en uno de ellos y me sentí obligado a verla. Ahora o nunca, me dije...

Decir que me sorprendió bastante esta película. Yo me imaginaba un festín de situaciones sexuales en las que el famoso oso “Ted” fungía como protagonista de todas ellas, junto a una serie de chistes plagados de humor negro. Nada nuevo, pensé. Ahí esta Family Guy y todas sus variantes que deben ser lo mismo.

No falta decir que tenía esa creencia porque el creador de la película (Seth MacFarlane) está puesto como uno de los mayores exponentes del humor negro actual. El que está a la octava potencia y ese que ya todos usan: en donde el objetivo es ver quién es el más fuerte y atrevido para decir la mayor sarta de cosas denigrantes y discriminatorias para ya sea los homosexuales, negros, ciegos, gordos, anoréxicos, mujeres que abortan. Grupos que —al menos yo— no he visto que estén dañando a la sociedad de una u otra forma como para recibir ese trato.

Un humor que a veces hasta perturba porque el que lo dice parece como si dentro de él estuviera una gran bola de rencores que quiere sacar pero no sabe ni cómo y por tanto trata de irse contra el más débil —que sabe está relegado y no se le puede poner de tú a tú—. Ahora, también tenía esa mala idea de la película porque los que la habían visto decían que era sobre “Un oso bien tremendo que se la pasaba teniendo sexo”. Esa era su manera de verla, está bien.

Sí, el oso no está puesto como tradicionalmente se le conoce: "un lindo juguete para los niños". Ni tampoco esta cinta habla sobre lo maravillosa que es la vida. No, pero tampoco se mencionan las peores aberraciones. Es un tratado sobre varias cosas que —insisto— me parece curioso y más por el que lo dice.


Se habla sobre la amistad: lo bueno que es encontrar a alguien que tenga tus mismos intereses, le tengas confianza y puedas hablar de eso que no hablarías con nadie más. Alguien que al igual que tú solo le guste, no sé: quedarse sentado en el sillón a ver la televisión sin temor a lo que piensen los demás e incluso a las responsabilidades que estás dejando fuera.

El no querer comprometerse con nada y seguir disfrutando las cosas que se tienen, creyendo que el compromiso es como marcar tu sentencia de muerte leeentaaaameeente. Una obligación que debes hacer y por tanto algo que no quieres y no disfrutarás.

También aparece la soledad, el miedo a quedarse solo y no tener a nadie a lado. Pero el compañero siempre está ahí —ahora en un oso. Voy a tratar el significado del oso más adelante—, apoyando, pase lo que pase, ya sea de manera no directa(a través de entretenimientos o distracciones, fiestas, juegos, no diciéndolo explícitamente) o manifestándolo así tal cual. El amor no podía faltar, que va muy ligado con el compromiso, el estar en una encrucijada y no saber si elegir la amistad o el amor como si a partir de ahí fuera un parteaguas y no pudiera existir siquiera una conexión entre ellos y todo se tuviera que romper.

Todo lo anterior se cuenta a través de un humor entre irónico-absurdo-discriminatorio (un poco) y de doble sentido con situaciones sexuales —pocas para lo que se describe que es la película— comandadas por el oso Ted.

El sentido que le doy al oso es como si fuera el de cualquier persona normal: el oso habla, dice chistes, es un amigo, liga con las chavas y tiene sexo. Ahora, el hecho de elegir un “oso” que es todo un "desmadre" creo que es como un gancho para atraer a la gente y a partir de ahí decir todo lo que realmente se quiere decir, que quizá de otra forma no se hubiera logrado. Es como en “La Familia del Barrio”, se puede creer que es una familia grosera que se la pasa diciendo puras vulgaridades pero eso es solo la apariencia para hablar del trasfondo que tiene: una familia mexicana disfuncional en la que la ignorancia y la miseria son materias primas para que les ocurran una serie de situaciones de las que claro, siempre salen librados pero siempre gracias a la compañía, a la solidaridad, al siempre estar ahí.


En cuanto a los actores protagonistas, pues Mila Kunis tiene lo suyo, eso que ni qué, me agradó su interpretación. Mark Wahlberg, el tipo que sale en todas las películas —y eso que yo no sé de películas— una actuación buena, logra que te creas el personaje y lo sientas. Y en cuanto al oso Ted, que no sé si fue como un oso hecho a computadora o en realidad un personaje tipo Alushe que interpretó a un oso, pues de todas formas fue buena la actuación.

Se logra una cinta entretenida, que divierte, que hace reflexionar más de lo que se cree y por supuesto entrañable. Ahora se pensará: ¿En serio es un producto de Seth MacFarlane? Hasta yo lo desconozco, no sé porqué no trata esto en sus series, en provocar reflexión y un producto agradable y se centre más en tratar de ser grosero-divertido a fuerzas(muchas veces sin sentido).

Ted es una película interesante. Tampoco es algo que me haya cambiado la vida y que ahora vaya a ver el mundo diferente. No, pero la pinta e imagen que se le da (una cinta que trata de «Un tipo que tiene un oso, el cual se la pasa teniendo sexo») no es en realidad la que es. Lástima que se tenga que usar como gancho para hablar de lo que en sí se quiere decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANIEL CLOWES

El dibujante de la soledad

NO FICCIÓN

Eduardo Galeano, E.M.Cioran y Gabriel Zaid

WOODY ALLEN

El comediante que no es

REVIVIR A JOHAN CRUYFF

Así pensaba el futbol

LARRY DAVID

Un humorista contra la masa

Oorales es el blog que piensa y critica el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

MAGAZINE

¡SUSCRÍBETE!


© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez