PUBLICIDAD

24 marzo, 2017

¿Qué nos gusta del amor? Love y su 2da temporada




Si la primera temporada de Love dejaba al espectador intrigado por el evidente inicio de una relación entre los protagonistas, Gus y Mickie, esta segunda temporada no pudo ser más cruel al mostrar el inicio, desarrollo y reencuentro de una relación amorosa que uno cree no debería de seguir.

Siendo estrictos, quizá nunca debió de iniciar -ignorando todas las situaciones y reflexiones que, obviamente no se disfrutarían, pues no existiría la serie-. A estas alturas, es claro ver que la serie romántica de Netflix mantiene al espectador como si fuera el propio protagonista de la historia.


Eso no significa que ver la segunda temporada de Love es quedarse ido frente a la pantalla, sin cuestionarse sobre lo visto. La verdad es que lo que propone en cada uno de los capítulos no está lejos de las más ricas observaciones sobre las relaciones amorosas.



Por ejemplo, ¿qué nos gusta del amor? ¿La persona o la sensación? Porque hombres y mujeres tenemos formas de actuar que difieren mucho a lo que está acostumbrada la otra persona, por más que ésta desarrolle o nos tenga un cariño. Ahora, si pensamos en pasar tiempo con esa persona o salir a algún lugar en compañía de ella, la cosa cambia, ¿no? Pero ahí no vemos a la persona en su totalidad, sino una idea de la persona. Entre estos polos se mueven los protagonistas Gus (Paul Rust) y Mickie (Gillian Jacobs).

Image HTML map generator

Ahora, claro que la segunda temporada de Love proyecta momentos de encanto en la mayoría de sus capítulos, con escenas inolvidables, pero nunca deja de lado por lo que se ha caracterizado: la verosimilitud. Cuando vemos a Gus y Mickie contentos por lo que sucede, también vemos a unos personajes que no dan crédito y se preguntan en qué instante todo se vendrá abajo. Porque que las cosas vayan la mar de bien es raro, ¿no? Si algo nos define a los seres humanos es el temor y, por supuesto, no podía faltar en una relación amorosa.



Es ahí cuando Love, que mostraba un mundo de maravillas, exhibe esos temores y prejuicios de los que estamos hechos: la necesidad por agradar a los demás; el echar culpas a quien se pueda de los problemas propios; la indeferencia y el excesivo interés hacia una persona, todo a través de una detestable pero impecable transformación de sus protagonistas, además de una crítica a la aparente imposibilidad de estar solo -que en cierto momento se promovió a través de Mickie y ahora se acentua con los personajes secundarios Berthie (Claudia O'Doherty) y Randy (Mike Mitchell).

En esta ocasión son 12 capítulos -en la primera fueron 10- que en cuanto se llega a su fin, se ansía ver y conocer más lo que los creadores Judd Apatow, Lesley Arfin y Paul Rust buscan compartir sobre ese concepto del que tanto se habla pero del que tan poco se reflexiona como es el amor, una cosa que ofrece tan buenas experiencias y de la cual, como los protagonistas de esta comedia romántica, llega a ser díficil salir.


Image HTML map generator

No hay comentarios:

Publicar un comentario



“A veces, Dios permite las tragedias. Él permite que la tierra se seque y que

los tallos crezcan desnudos. Le permite a Satanás que desate el caos.

Pero no permite que triunfe.”


Max Lucado




SUSCRÍBETE Y RECIBE GRATIS EL SUPLEMENTO EN TU CORREO

Oorales es el blog que piensa el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

SIGUE A OORALES EN





© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez