PUBLICIDAD

LO ÚLTIMO

28 de febrero de 2014

Alucinante Victoria del Atlante





Sí, el Atlante se lleva una valiosa victoria de Morelia. Merecidísima. Durante los 90 minutos los azulgranas no dejaron de ir al frente e intentando a anotar un gol. Y ahí están los frutos de seguir con la convicción de que atacar al rival es la mejor forma de llevar un partido. No solo produce un efecto agradable en  la vista del espectador la unión de pases entre un jugador y otro, con el balón fluyendo por el campo sino también se ganan partidos. El Atlante se llevó dos goles y ganó el partido. Dos goles que son oro, porque pueden sonar así como si nada pero ¡vaya que si le costó anotar cada uno! Más si un equipo se atrasa todo lo que puede en su área y trata de guardar su pequeño numerito 1 en la portería. Eso hizo el Morelia durante casi todo el segundo tiempo. Patéticos. Así se veía ese club con jugadores de la talla de Aldo Leao, Jefferson Montero y el “Recodo” Valdéz ante unos jugadores que, la verdad, sí están muy limitados. De habilidad, claro, porque de la mente y del esfuerzo que le ponían a cada pelota jugada, creo, están muy por arriba de cualquier jugador de la Primera División Mexicana.


¿Cuándo se ve a un club en la Liga MX que no cese de ofender al rival y solo tenga en su mente no ganar un partido, sino anotar goles? Pocas veces, muy pocas veces. Y en ocasiones, estos equipos se dan por épocas. Hace poco, el León campeón, hace ya un buen rato el Atlas de Lavolpe, el de los 90’s si no estoy mal. Ahora el Atlante. Obviamente no es tan vistoso ni es un fútbol-espectáculo pues no tiene esas herramientas que han tenido los mencionados equipos pero tienen la idea. Y creo que eso cuenta mucho más. Pero además inteligencia. También muy importante. Saben que se están jugando el descenso y que la única manera de ganar es anotando goles. Bien. Pero no por eso nos vamos a ir con todos los jugadores hacia arriba. Bien sabemos que equipos ratoneros —varios en México— como este del Morelia tienen a jugadores habilidosos que están —casi siempre en las bandas— esperando que el adversario pierda el balón, pues entonces ¡no les demos ideas! —de por si carecen de ellas—. Muy astuto. Punto para el Atlante.(Lástima que estas consideraciones no sirvan para el descenso). Así que los azulgranas juegan un fútbol equilibrado de ataque muy inteligente. Y que me parece interesante. No dejan a su delantero solo. No, eso es conservador-contragolpista. El Atlante ataca con sus elementos ofensivos, con los que saben hacerlo. No hay más. Estupenda idea. Lo clásico y más lógico. Pero debe de hacerlo y más aún si los jugadores de su plantilla son tan deficientes en capacidades futbolísticas. Eso tampoco quiere decir que los demás elementos se quedan atrás. No. Éstos presionan, se adelantan de sus líneas y pelean cada pelota como la última. Solo que, vamos a ofender: dales el balón a ellos. Ellos son los que saben. Magnífico.

Bueno, después de mis emocionantes análisis sobre el ataque del Atlante hablaré sobre el juego en sí. Aunque creo que por lo que he dicho ya debe estar más que imaginado cómo se desarrolló el encuentro. Como sea. Pese a todo, el Atlante tuvo varias oportunidades. Algunas claras, otras no tanto. Y bueno, como siempre, en estos equipos chicos que, de pronto resaltan entre los demás y hacen ver bastante mal a los “supuestos grandes” pues las fallan. No anotan ni una. Tienen para dar a conocer Quién Es en Verdad el Grande, y no solo por tener nombres conocidos ni nada por el estilo. Pero las fallan. Siempre pasa así. Y el Morelia, pues bueno, les anotan el gol y ahora sí ya hay qué echarle ganas e ir al frente. Cómo me molesta cuando, de pronto, un equipo hace eso. Pero bueno, cada jugada hacia el frente, cada tiro de esquina, cada tiro de libre marcado me ponía angustiado(solo un poco) de que le anotaran gol al Atlante. Porque eso sería lamentable. Injusto. Hipócrita. Sí, en el fútbol también aparece la infaltable hipocresía. Pero no, ahora el Morelia no le toca salirse con la suya. Y no le toca salirse con la suya porque no hizo nada para salirse con la suya. ¿Morelia equipo poderoso e intimidante? Por sus jugadores, se querrá decir. Pero la verdad, es que reflexionándolo bien, un equipo muy inconsistente. Ya desde Tomás Boy que practicaban un fútbol de ataque brillante pero, de la nada, se echaban para atrás. Con Carlos Bustos, equipo de otro mundo que manejaba bien el balón, de la nada, lo mismo, desaparecían y no avanzan en la Liguilla. Y ahora, con Eduardo de la Torre(¿por qué siempre está preocupado?) daba muestras de un fútbol interesante pero se confían, no anotan goles y los dejan fuera de la Libertadores. En fin, el Atlante hizo lo que tenía que hacer. Y le salió. No siempre sale, ahí está el Cruz Azul-Puebla de hace unas semanas. Partido algo parecido, Cruz Azul mucho más descarado y sin nada que hacer, Puebla mucho más vistoso y elaborado en sus jugadas pero las falló. El Atlante es un digno equipo de estar en la tabla del descenso. Sí, estoy por descender pero ¡me la juego! Voy a buscar cada partido. No todo está decidido en el descenso, parece decir el Atlante. Le vamos a poner emoción al asunto. Se va a poner bueno*.

*Lo único bueno hasta ahora en la Liga MX. Ah, y hablar del arbitraje, que también anda de moda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANIEL CLOWES

El dibujante de la soledad

NO FICCIÓN

Eduardo Galeano, E.M.Cioran y Gabriel Zaid

WOODY ALLEN

El comediante que no es

REVIVIR A JOHAN CRUYFF

Así pensaba el futbol

LARRY DAVID

Un humorista contra la masa

Oorales es el blog que piensa y critica el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

MAGAZINE

¡SUSCRÍBETE!


© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez