Deporte en México

El deporte en nuestro país parecería reducirse a el fútbol soccer. No me voy muy lejos, me pregunto ¿alguien conoce a los integrantes de la Selección Mexicana de basquetbol, de voleibol, o en su caso participantes de otras disciplinas individuales que estuvieron en los Juegos Panamericanos del año pasado? A lo mucho tres, cuatro nombres que causaron revuelo por su actuación, pero eso sí conocemos casi de memoria al plantel de las águilas del América, o identificamos de inmediato a los jugadores del Monterrey. Claro, esto los que son más aficionados a dicho deporte, pero incluso los que lo detestan, por lo menos conocen a un Chicharito o un Memo Ochoa. ¿Por qué? Porque nos los ponen hasta en la hora de la comida,
anunciando pan, tiendas o demás. Y no solo porque anuncien en la tele, sino porque el fútbol así como es el deporte más popular del mundo, es el que más ingresos recauda. Un gran negocio para los equipos, empresas—vean las playeras de clubes, todas están llenas de marcas. Pareciera que el jugador es tan solo un modelo de anuncios publicitarios— y por supuesto las televisoras.

En este momento muchos pensarán, ¿pero qué le pasa a este tipo?, ¿cuántas neuronas le faltan? Se volvió loco, quiere desaparecer el fútbol. No, simplemente estoy en contra de la difusión que se le da y lo que se ha hecho con el, un producto para vender. Mentira que sea un hobby o una forma de distraerte, porque cuando empiezas a comprar que la playera con el nombre y dorsal de tu jugador favorito—que por cierto, no va a estar nada barata—, para que después vayas a esperarlo desde la mañana al Aeropuerto para que te la firme, y el muy payaso(sin ganas) accederá. Se convierte en un fanatismo desmedido, en una adicción, ya tienes la playera, ahora quieres los tenis que usa, luego el balón que está autografiado por él y así con más artículos. En ese momento pierde todo sentido, no es algo que hagas porque te guste, si no porque crees que lo debes de hacer. Al final de cuentas es tú ídolo, y quieres ser como él.

Es imposible que lleguemos a ver un partido de voleibol, un duelo de tae kwon do o una prueba de clavados que no sea en eventos como Juegos Centro-Panamericanos, u Olímpicos que son solo cuando los transmiten. Sería bueno que pasaran todo el proceso de preparación para que los fuéramos conociendo. Por lo menos en este momento no sucederá, porque no está en nuestra forma de pensar, y segundo porque esto no les vende a las televisoras, ni a los patrocinadores. Pero, ¿por qué no vende?, porque en la mente del consumidor—que ellos mismos han creado— no es atractivo este tipo de cosas y por tanto no lo verán. Aunque algunos no lo crean estoy seguro que si el público exige lo que quiere, se lo den—basta ver la Liga MX, se dieron cuenta que ya nadie iba, ni veía los partidos aburridos a modo de protesta, y por tratar de que regresaran a consumir su basura(aunque en si fue para recuperar las ganancias) hicieron “cambios”—.

Desde chicos, si no es que desde bebés, se nos inculca tener el fútbol como deporte primordial, que pégale a la pelota con el pie, no le des con la mano porque te vas a ensuciar. Lo que se va a jugar en el recreo es fútbol, y si no te gusta pues ya te chingaste. Que le compre el uniforme de mi equipo favorito a mi hijo, porque aparte de verse chistoso luciéndolo, también le va a ir a las Chivas como su padre. Se nos impone un deporte cuando no tenemos ni idea de lo que es.

El fútbol me agrada. Sí, me gusta verlo y jugarlo, incluso a veces me gusta analizar los planteamientos tácticos de los entrenadores, pero hasta ahí. Eso de irse a formar a las grandes filas de los estadios para comprar un boleto, y al final ver un miserable partido se me hace absurdo. Lo que hacen muchos "aficionados" que es como el homenaje a lo grotesco: llorar cuando su equipo pierde(y con ganas, a moco tendido), es verdaderamente ridículo. Pelearse en nombre de un club, defendiéndolo, cuando estoy seguro que ni siquiera saben bien la historia del equipo.

Pues bueno, existen otros deportes interesantes, desgraciadamente no tienen tanta difusión. De no ser por el maestro de Educación Física de la secundaria que quiere cubrir todo el programa no los conoceríamos. Algunos incluso parecidos al fútbol, como el hanball. Hay que investigarlos y en una de esas hasta nos terminan gustando.
Compartir por:

¡Comenta, te leeremos!

0 comments: