30 de enero de 2017

Los tres periodistas de espectáculos mejor preparados



Los Espectáculos se entienden -al menos en México-, como un espacio para hablar de la vida de actrices y actores. O bien, decir chismes de ellos. Aunque mucho ha influido quienes han manejado la fuente durante años -la más conocida, Paty Chapoy-, esto también se mueve entre la hipocresía y la ignorancia, ya que la mayoría de los mexicanos -incluidos comunicadores y periodistas que se precian de esta fuente-, hablan de la vida personal e incluso íntima de los demás. Obviamente, nadie les dice "chismosos" ni "periodistas de chismes", lo cual no estaría de más considerarlo.

Por fortuna, hay periodistas mexicanos que se dedican a hablar de las obras que aparecen a cada instante en el entretenimiento. Además de demostrar su formación y profesionalismo, analizan series de televisión, telenovelas, películas y obras de teatro a través de una mirada crítica según el contexto social en que se presentan éstas. Algo que, evidentemente, no tiene nada de "chisme".

Con estilos distintos éstos son -de acuerdo a lo que señalé-, los tres mejores periodistas mexicanos de espectáculos. No sólo serán una buena referencia cuando quieras conocer una obra de entretenimiento, sino que además te cambiarán la noción sobre lo que significan los Espectáculos.

Susana Moscatel

Vía Twitter @SusanaMoscatel

Susana Moscatel ha hecho que un periódico merezca ser leído sólo por la sección de Espectáculos. Suena arriesgado pero como editora de la sección ¡Hey! de Milenio, pueden verse notas que priorizan el cine y las series de televisión, que cualquier cosa sobre algún famoso que llame la atención. Claro que éstas pueden aparecer, pero no son la base de la sección y eso es para aplaudir.

Y bueno, ¿qué decir de que ¡Hey! es la única sección de un periódico nacional con columnas sobre espectáculos? Por supuesto, dentro de ellas está la de Susana Moscatel, titulada "Estado fallido", donde lo que más resalta es la perspectiva que le da a los hechos: siempre con un enfoque nuevo. Aunque en las últimas aparece continuamente Donald Trump, eso no quita el valor de sus columnas, aparte de que al final de cada una de éstas termina con una breve interrogante muy simpática.

Por cierto, suele entrevistar a personalidades destacadas del momento, ya sea de cine o televisión. Susana Moscatel es un ejemplo de cómo, a partir de los espectáculos, se puede hacer un periodismo reflexivo.

Álvaro Cueva


Vía Twitter @AlvaroCueva

Ver y leer a Álvaro Cueva es algo cercano a un placer. El hombre contagia su amor por la televisión y refleja cómo lo hace sentir vivo. Es claro que la televisión es su mayor hobbie pero además en su columna diaria "El pozo de los deseos reprimidos" -también en Milenio-, se siente con la obligación de recomendar y orientar a la audiencia ante cada producto televisivo que aparece. ¡Por piedad, ¿díganme que otro periodista hace eso?! Obvio es su trabajo, pero sería genial encontrar dicho profesionalismo y humildad para pensar en lectores y seguidores.

Pero si algo define a Álvaro Cueva es cómo disecciona las porquerías de la televisión, sea mexicana o no, así como elogia las obras maestras que valen la pena ver. Porque eso de que habla mal de Televisa y bien de TV Azteca, o cualquier otra ocurrencia de quienes dicen que lo han seguido, es demostrar que en realidad sólo lo han visto una o dos veces. No niego que se pueda o no estar de acuerdo (yo lo he estado), pero Álvaro Cueva es más que una crítica. Si lo ves o lees, escribe como habla y habla como escribe, lo cual no es sencillo pero sí admirable. Como dato, cumple 30 años de ser crítico de televisión. Una celebración no sólo personal, sino para México el tener un crítico como él.

Horacio Villalobos


Vía Twitter @horacitu


Horacio Villalobos proyecta una honestidad admirable a través de la televisión. Porque si algo demuestra es la libertad para expresar sus comentarios. No importa donde lo veamos. Ya sea en Televisa, 52MX, Univision, Proyecto 40 o MVS Radio, Horacio Villalobos siempre ha sido el mismo: sin la necesidad de agradar a alguien para formar parte de algo.

Con la franqueza que posee, no se limita a decir lo que piensa, sino que hace humor. Si algo se destaca sobre él es la agilidad mental que tiene para fabricar ácidos comentarios que, la verdad, pueden estallar en carcajadas. Sin duda es valioso ser irreverente, pero si no se tiene algo importante qué decir, ya sea interesante o ingenioso, pues de poco sirve, ¿no? Lo que dice Horacio Villalobos no sólo está para partirse de risa, sino que es inteligente (y no en un sentido pretencioso). Puede llegar a hablar de personajes de la farándula, pero la verdad lo hace de una forma hilarante que poco se le puede objetar.

Además, ha sido creador y conductor de programas como Desde Gayola, Nocturninos y Farándula 40. Cada uno de éstos es ejemplo de cómo hacer televisión de calidad si en ellas está la persona correcta, el formato adecuado y unas mentes con contenido, no con superficie. Y es que Horacio Villalobos alegra la televisión mexicana a la vez que fomenta el pensamiento propio, algo único en los espectáculos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡SUSCRÍBETE Y DISFRUTA DEL PRODUCTO ESTRELLA DE OORALES!

RECIBE GRATUITAMENTE EL SUPLEMENTO EL CULTO MARGINAL

TU DIRECCIÓN DE CORREO ELECTRÓNICO:

LEER

DESCUBRIR